www.sanisidroeltoboso.com


Vaya al Contenido

Menu Principal:


Poesía a San Isidro






A San Isidro yo canto
que era pobre y era santo.
Fue por los días mejores,
el campo vestía de flores.
Debía ser primavera,
crecía la sementera.
San Isidro Labrador
sale al campo antes que el Sol.
Y se pone a trabajar
a los pies del vendaval.
Ve rezar a las hormigas
y las llama sus amisgas.
Ve volar a los gorriones,
y les enseña oraciones.
Los bueyes quedan quietos
en el silencio del huerto.
Deja el arado en la encina
y su rostro se ilumina.
Se arrodilla en el sembrado
y se queda ensimismado.
Mal vestido en su pobreza,
de rodillas¡qué grandeza!
¡Qué señorio y nobleza
en medio de su rudeza!
-Señor, tu voluntad sea...
(se le olvida la tarea).
-Das el árbol,das el trigo,



das la sombra y el abrigo.
-Das la lluvia en el verano,
todo brota de tu mano.
-Das la leña en el invierno,
nos das todo,Padre Eterno.
Así rezaba el Señor
San Isidro Labrador.
Y se le pasan las horas,
mientras él ora que ora.
Bajan ángeles veloces
con herramientas y hoces.
Y se ponen a segar
la cebada del lugar.
Vuelve a moverse el arado,
por los ángeles guiado.
Los bueyes, en movimiento,
daban muestras de contento.
Y nunca vieron las flores
tan hermosos labradores.
Cuenado se oculto la luna
vieron sus alas de pluma.
¡Un hortelano lo ha visto!
eran ángeles de Cristo.
¡Eran rubios y espigados
y volaban afanados!
El milagro sucedió
a los pies del Labrador.


Home Page | Biografía | Hermandad | Programa | Poesía a San Isidro | Localización | Cartel | Sorteo 2015 | Mapa de Sitio


Regreso al contenido | Regreso al menu principal